El que ha comenzado en vosotros la buena obra...

El que ha comenzado en vosotros la buena obra...

Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. Filipenses 1:6

Andy ImJun 22, 2022, 7:21 PM

Cuando decidí entregar mi vida a Cristo mientras asistía a la universidad, mi experiencia ciertamente no fue lo que esperaba. En lugar de la alegría y la paz de las que otros hablaban, mi vida diaria estaba llena de ansiedad y sentimientos de culpa intensos.

Sentía que nunca era lo suficientemente bueno y constantemente presionaba el botón "reiniciar" después de cada falla percibida o aparente. Me esforcé mucho por ser perfecto en mi dieta, ejercicio, vida devocional y hábitos diarios.

Pero nunca estuve a la altura de lo que pensé que eran los ingredientes esenciales para ser un auténtico cristiano adventista del séptimo día. Eventualmente llegué a la conclusión de que o me quedaba con el cristianismo y volverme loco por la culpa, o dejaba todo eso atrás para disfrutar los placeres del mundo.

Elegí lo último y me dije a mí mismo: "Si voy a disfrutar del mundo y perderme, también podría disfrutarlo hasta el final". Pasé de un extremo al otro y me sumergí de lleno en las tentaciones del mundo. Experimenté en muchas formas el "subidón" artificialmente inducido . Pero no pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta de que el mundo era un callejón sin salida y me encontré una vez más en el pozo de la desesperación.

Una noche, comencé a experimentar sentimientos extraordinarios de ansiedad después de ingerir una sustancia en particular. La experiencia fue abominable y aterradora, pero no había absolutamente ninguna forma de escapar de la situación en la que me encontraba.

Estaba desesperado.

Fue entonces cuando miré a través de mi dormitorio y vi la Biblia que mi madre me había dejado. Lo recogí y me volví hacia el libro de los Salmos y comencé a leer.

Momentos después, comencé a experimentar algo verdaderamente notable. Mientras leía los Salmos, la ansiedad comenzó a desvanecerse y me encontré asimilando y comprendiendo lo que estaba leyendo.

“Hay poder en la palabra”, pensé para mis adentros. La forma en que una ansiedad inducida por las drogas podía desaparecer al leer las Escrituras era lo más cercano a un milagro que jamás había experimentado.

Lo que realmente me llamó la atención esa noche al leer los Salmos fue la representación de Dios como Alguien que estaba para mí: ¡Él estaba de mi lado! Dios no era vengativo, buscando clavarme con mis malas acciones. Alcancé a vislumbrar a Alguien que se compadece de Sus hijos de la misma manera que un padre se compadece de su hijo (Sal. 103:13). Descubrí que Dios no estaba dispuesto a atraparme y que no había ninguna circunstancia o situación de la que Dios no pudiera rescatarme (Sal. 139:1-10).

Esa noche fue la primera de muchas, en las que me tomé el tiempo para descubrir y leer acerca de quién era realmente Dios. Eso hace toda la diferencia en el mundo. La forma en que uno se relaciona y experimenta a Dios está significativamente determinada por lo que sabemos que Él es.

Pero eso no es lo único que impacta especialmente la experiencia de uno como cristiano. También descubrí la preciosa enseñanza de la salvación que se obtiene a través de la fe y la confianza en Su obra para lograr lo que no podemos hacer por nosotros mismos, independientemente de las circunstancias presentes y futuras, por más sombrías que sean.

La Biblia nos informa que el proceso de salvación es la obra de Dios dentro de nosotros. Es Su responsabilidad hacer posible lo imposible, siempre y cuando le demos permiso para obrar en nosotros para hacer Su buena voluntad (Filipenses 2:12,13).

La experiencia de la salvación también es un proceso que requiere tiempo para eliminar las debilidades, la disonancia que a veces sentimos entre lo que sabemos que es ideal y nuestros apuros y experiencias presentes.

Dondequiera que estés en tu experiencia, no importa cuán sombrío sea el panorama, es importante saber por fe, no por sentimientos, que Dios te respalda. Que Él completará la obra que ha comenzado.

En las palabras de la Escritura podemos: “[Estad] confiados de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6).

Jesús te está invitando hoy a poner tu salvación completamente en Sus manos. Estás en buenas manos cuando haces eso. Confía en mí.

Andy Im se desempeña como director de comunicaciones y libertad religiosa de la Conferencia de Michigan. Le gusta la fotografía, la pesca y jugar pickleball en su tiempo libre. Andy está felizmente casado con Laura y tienen dos hermosas hijas: Olivia y Karis.

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en https://www.revivalandreformation.org